Un podcast sobre los orígenes de las zapatillas de running, basket y skate.

Las primeras zapatillas de running

Hola!, que hay de nuevo Suelasdegoma MANIACS?
¿Preparados para seguir con nuestro viaje a través de la historia de las zapatillas?
Esta es la historia de las primeras zapatillas de running de la historia y del mítico Abebe Bikila.

Hoy estamos en Japón y de aquí nos iremos a Roma!
Hace un rato que acabamos de aterrizar en el aeropuerto Internacional de Nareda, a 20 kilómetros al sur de la estación de Tokio.
Estamos en 1953 y de nuevo hemos viajado a Japon para, tras haber recordado los orígenes de las zapatillas de baloncesto niponas de Onitsuka Kihahiro, las OK Basketball, poder conocer la primeras zapatillas de running que ha creado el mismo señor Onitsuka para correr,  las Maraton TABI.

LAS PRIMERAS ZAPATILLAS DE RUNNING
Las primeras zapatillas de running, o mejor dicho los calcetines TABI, se remontan a los años 1500 Era un tipo de calzado ajustado al pie con una puntera dividida en dos, donde el pie gordo se separa del resto de los dedos para poder tener más maniobrabilidad y no unirlos a todos en un sólo espacio. Las TABI de la marca Onitsuka eran un ejemplo perfecto de la unión entre tradición japonesa y de compromiso de la marca hacia los atletas.

Onitsuka ya tenía en mente ampliar su gama de calzado con unas zapatillas de running, de modo que tras haberse puesto a prueba y confeccionar unas zapatillas de baloncesto, que en los años 50, tal y como comentamos en el programa “OK Me gusta el basket”, eran consideradas las zapatillas más complicadas de diseñar y producir debido a las carateristicas técnicas que debían de reunir.

Onitsuka decidió comenzar a crear calzado para corredores, y las Marathon TABI son un ejemplo de la investigación que hacía el señor Onitsuka antes y durante la producción de su calzado deportivo. Para las TABI tenía claro que tenían que ser unas zapatillas minimalistas, con una sujeción reducida a pocos puntos de atado, un soporte interior para el arco del pie y una suela de goma específica que pudiera resistir un recorrido de media o larga distancia.

Tras las TABI, el Sr. Onitsuka y su equipo recogieron el feedback de los corredores que las habían utilizado hasta entonces y profundizaron en el maravilloso mundo de las entresuelas, osea lo que hay entre tu pie y la suela de goma resistente que toca el suelo que pisas.

Onitsuka se dio cuenta de que el minimalismo estaba muy bien por diversos motivos, pero que los corredores agradecerían poder amortiguar su pisada para mejorar sus resultados, de modo que tras ponerse manos a la obra el desarrollo de sus primeras investigaciones dio como fruto la creación de su primera mediasuela de espuma. Una mediasuela que aportaría la amortiguación y comodidad que pedían los corredores por aquel entonces.

ONITSUKA MARUP

El nombre de estas zapatillas podríamos decir que disfrutó de uno de los primeros ejercicios de marketing creativo de la historia del running. El proceso creativo propuso inicialmente que se llamaran Marathon Up, después Mara-Up, y finalmente el nombre perfecto, las nuevas zapatillas de running de Onitsuka se llamarían Marup.
Tras las Marup llegaron las Super Marup donde Onitsuka continuaba explorando nuevos materiales y diseños que pudieran proporcionar comodidad y buenos, buenísimos resultados. 

Era una búsqueda en la que el diseño de las nuevas zapatillas quería solucionar problemas como por ejemplo las ampollas que se hacían en los pies de los corredores durante las maratones y para solucionar este problema discutieron varias opciones, algunos prototipos incluían agujeros en la suela para que los pies respirasen. Pero a través de los agujeros entraba arena y suciedad. Otra solución fue perforar los laterales de las zapatillas, para que al levantar el pie durante la carrera se creara un flujo de aire que refrescara el pie, y justo en este momento de investigación y de desarrollo Onitsuka decidió también que sus zapatillas dejarían de tener bandas similares a las de adidas. Durante muchos años varias marcas de calzado, como Karhu, habían utilizado por lo general dos o tres bandas laterales para reforzar la sujección del pie, hasta que adidas comenzó a utilizar las tres bandas como imagen de marca.

KARHU Y EL LOGOTIPO DE LAS TRES BANDAS
Al respecto de este importante momento de branding en los inicios de las marcas de calzado deportivo es curiosa la historia que explicó Jukka LeJtinen, Brand manager de Karhu, para la revista Sneakers Magazine tiempo atrás.

Jukka Lehtinen explicaba que Adolf Dassler, el fundador de adidas, se desplazó hasta Finlandia para estar presente en los JJOO de Helsinki de 1952 y allí se dió cuenta, le llamó la atención que Karhu también utilizaba las tres bandas en el diseño de sus zapatillas de deporte. De modo que Adi se reunió con los directores de Karhu y los convenció, tras invitarles a viajar a la sede de adidas, a que les vendieran los derechos de las tres bandas y el negocio, según explicaba el repsonsable de marca de Karhu,  se cerró por una suma que equivaldría a unos 1600€ actuales y dos botellas de buen whisky. 

1976 KARHU CHAMPION

Si esta historia es cierta no cabe duda de que aquel hecho constituiría, tal y como os decía, un momento muy importante en la historia de las marcas del deporte, y sin duda en la imagen de adidas. Sin las tres bandas adidas no hubiera conseguido convertir sus chandals adicolor en un icono de la moda y de la cultura srteetwear, ¿no?

4 años antes de que Onitsuka creara las Marup, en 1950 en California nacía una marca de skateboarding que se llamaba HOBIE, aunque de las primeras marcas de zapatillas de skate hablaremos en un próximo programa porque al skate hay que darle de comer a parte, que las zapatillas de skate son tan o más importantes que las de running en la historia del calzado deportivo…

De modo que llegamos a 1957, cuando salían al mercado las primeras Converse All Star Low, creadas, tal y como descubríamos en mi primer programa de podcast, a raiz de una petición que le hicieron los Harlem Globetrotters a Converse… los Harlem necesitaban unas zapas con más libertad de movimientos y Converse encontró una solución muy fácil e ingeniosa, cortarle la caña de la bota a las All Star! Si es que mira que con unas tijeras se pueden hacer virguerías. Que se lo digan a Manos Tijeras!

Pero es que en 1957 sucedía algo mucho más trascendental que la creación de las All Star Low, y no me refiero a la creación de otras zapatillas, si no a la fabricación del primer Seat 600. El primer ejemplar salió de la factoría de la Zona Franca de Barcelona el 27 de junio de 1957, el turismo producido por el fabricante español SEAT entre los años 1957 y 1973 se construyó bajo licencia de la Fiat sobre el original Fiat 600, diseñado por el italiano Dante Giacosa.
El primer año de producción, se entregaron 2.510 unidades, construidos con una plantilla entonces de 5.000 personas. El 600, como el Televisor, formaron parte de una etapa de la historia de España en la que que se suponía que todo nos iba a ir mucho mejor, era el desarrollismo, el inicio del consumismo!

El 600 tuvo tanto éxito que el número de pedidos era el equivalente a cuatro años de producción, de modo que para ponerle remedio instauraron por primera vez el “anticipo” de pago de cada pedido, que tuvo vigencia durante varios años, tu encargabas tu coche, te daban un número de pedido y a esperar. Como el que espera la release de las próximas Air Jordan o Yeezy.

Del 600 había un montón de versiones, yo he contabilizado unas 15: el descapotable, el comercial, el playera, el Multiple, el Primavera Eran versiones comerciales que se hacían adhoc. Pero todos tenemos en mente el de toda la vida, el clásico, que necesitaba una baca para poder transportar algunas maletas. La nevera supongo que iba dentro, pero no había aire acondicionado.

Cuantas historias podríamos escuchar en torno a los 600, ¿verdad? Mi padre por ejemplo, en paz descanse, hizo una custom y convirtió el 600 normal que teníamos en un 600 racing. Le quitó el techo y le puso una barra anti-vuelco en el interior, bueno algo así. Yo me acuerdo que lo conducía, pues no sé, con 13 años o por ahí por los caminos del pueblo, y me lo pasaba pipa. Muy loco todo aquello. Muy guapo.

Bueno corred que tenemos que coger otro vuelo y se nos escapa el avión! que tanto hablar se nos ha ido el santo al cielo! Corred! Nos vamos a Roma! En la bolsa que me llevo para el viaje, como que va a ser un poco largo, he metido unos Chupa Chups, una golosina que acaba de poner a la venta un confitero de Barcelona que se dedicaba a elaborar peladillas y que se ha inventado un caramelo con un palo para que puedas chupar el caramelo sin mancharte las manos y sin tener la boca llena todo el rato. Ah, y también llevo un tebeo de Mortadelo y Filemón, unos personajes muy divertidos que vi hace unos días en un quiosko de las Ramblas, son unos tebeos muy chulos de la editorial Bruguera, y va de 2 agentes secretos que son unos desastrines, son la risa. Es el primer numero!

Llegamos a Roma, año 1960
Una ciudad y un año que representan un capítulo importantísimo en la historia olímpica.
Los Juegos se realizaban de nuevo en un ciudad donde el emperador Teodosio el Grande había abolido los Juegos Olímpicos de la Antigüedad por considerarlos paganos, hasta que 16 siglos después, en una histórica  y espectacular audiencia, el Papa Juan 23 reunió a todas las delegaciones e invitó a los deportistas a meditar sobre la «alta dignidad del atleta” y a participar de nuevo en unos JJOO. Las Olimpiadas volvían a contar con la bendición papal.

Los juegos de Roma iban a suponer una revolución en la técnica y el desarrollo deportivo, siendo muy importante, si hablamos de zapatillas, la preparación artesanal a medida del calzado para los atletas.
Roma pudo mostrar toda su riqueza y esplendor al organizar las pruebas en espacios incomparables, como el destinado a la competición de lucha en la Basílica de Magencio, el lugar donde impartían justicia los antiguos romanos, o el dedicado a la gimnasia en las termas de Caracalia, o la Vía Apia y el impresionante Arco de Constantino, que formaban parte del recorrido y, ¡la llegada de la Maraton!

En Roma sonó por primera vez el himno de los JJOO compuesto por Costis Palamas y Spiros Samaras. Fueron los primeros juegos vistos en 18 países de Europa, EU, Canadá y Japón.
La red Eurovisión de la televisión distribuyó la señal a toda Europa, y las cintas magnéticas grabadas se llevaron diariamente por avión a Japón y Estados Unidos, y por transporte terrestre a México.
Estos fueron los juegos en los que el COI (el Comite Olimpico Internacional) cedió ante su dura defensa del amateurismo y permitió por primera vez que algunos atletas pudieran comenzar a profesionalizarse, o sea a cobrar por su dedicación al deporte.

En Roma se vió la que sería la última participación de Sudáfrica en 32 años, ya que fue vetada por el Comite Olimpico Internacional como castigo a las políticas de racismo implantadas por ese pais. Sudáfrica no pudo volver a competir en unos juegos hasta 1992, en Barcelona, los conocidos como los mejores juegos olímpicos de la historia.
Roma vio también nacer la leyenda de Cassius Marcellus Clay, más tarde conocido como Mohamed Allí, vio correr y ganar 3 oros a la norteamericana Wilma Rudolph, apodada como la Gazela Negra por su gran estilo de zancada y bautizada como la reina de los juegos por sus victorias en 100, 200 y relevos 4×100, y también vimos al británico Donald Thomson ganando la prueba de 50kms marcha, que ganó corriendo con unos zapatos de calle especialmente alcolchados para él.

LA HISTORIA DE ABEBE BIKILA
Pero el mundo se quedó impresionado viendo a un atleta correr descalzo. Bikila ganó la maraton de Roma corriendo descalzo. Abebe Bikila era Etiope hijo de un humilde pastor de cabras que no aprendió a leer hasta los 14 años y que a los 20 se alistó a la Guardia Imperial para, como tantos otros jóvenes etíopes, tratar de ayudar en la economía familiar. Era un tipo delgado, muy delgado, espigado, de largas piernas, de largos brazos, con un fino bigote y una mirada profunda.

Bikila avisó antes de la carrera que batiría el record de la maraton, estaba preparado para hacerlo.

Algunas leyendas cuentan que Bikila se había entrenado persiguiendo animales hasta dejarlos exaustos y atraparlos, pero fue preparado por el talentoso entrenador sueco Onni Niskanen, que tras haber visto los duros entrenamientos que hacía la Guardia Imperial se fijó en Bikila, un diamante en bruto que consiguió convertir en un extraordinario corredor de fondo sobre la base de novedosos entrenamientos, fortalecidos con baños de sauna y largas carreras en carretera, el estilo de Bikila fue evolucionando hasta convertirse en una perfecta máquina de devorar kilómetros. Sus pies descalzos iban a imponer su ley sobre las antiguas calzadas adoquinadas de la Ciudad Eterna.

Bikila no iba a correr descalzo por placer. A pesar de que adidas le había ofrecido calzado para correr la maraton Bikila prefirió correr descalzo, y es que según nos cuenta la historia Bikila estaba acostumbrado a hacerlo así, llevar zapatillas le resultaba incómodo y su entrenador había detectado tras estudiar sus tiempos que Bikila era más rápido corriendo descalzo.
La maraton dio comienzo y Bikila destacó muy pronto sobre el empedrado romano, junto con el marroquí Rhadi Ben Abdesselam, el gran favortio, corrieron juntos hasta los 3 últimos kilómetros, pero cuando ambos pasaron junto al obelisco de Axum, expropiado a los etíopes por Mussolini, Abebe apretó para llegar solo a la meta estableciendo una nueva plusmarca mundial de 2h:15:16. bajo el arco de Constantino, el mismo desde el que Mussolini partió con su ejército a la conquista de Etiopía. Bikila ponía a Italia a sus pies.

Abebe Bikila no tan sólo había ganado la maraton corriendo hasta 15 kilometros sobre adoquines, mejorando en casi en ocho minutos el record olímpico anterior y sin apenas perder peso (que la mayoria de corredores perdían casi 4 kilos), si no que lo había hecho corriendo sin zapatillas, rechazandole unas al mismisimo adi Dassler!

Y cuentan algunas leyendas, o mejor dicho, algunos medios y documentos que he encontrado durante mi labor de Inspector Clouseau de las zapatillas, que tras aquella carrera alguna marca de calzado no estaba muy contentas y se prohibió que a partir de entonces los atletas corrieran descalzos.

Sea cierto o no, me creo la parte de que no estarían nada contentos con aquella hazaña!. Vamos, no me creo que ninguno de los propietarios de marcas de calzado deportivo fuera corriendo a abrazar a Bikila al llegar a meta y le dijera, wow! fenomenal, enhorabuena, y es que mientras todas esas marcas estaban rompiéndose los cuernos por sacar unas zapatillas que permitieran a los corredores ser más rápidos y no tener ampollas en los pies te llega un tipo que salido de la nada te gana la maratón, la prueba reina de los JJOO y lo hace descalzo, y no sólo lo hace si no que mejora en 8 minutos el tiempo anterior y sin ampollas en los pies!. A tomar viento fresco todas las espumitas de media suela y los diseños revolucionarios!!!

Y ok, tal vez no lo prohibieron, ¿pero porque Bikila corrió la Maraton en los siguientes JJOO con unas zapartillas Puma en los pies (por cierto una Maraton que volvió a ganar mejorando de nuevo su propio record). ¿Lo hizo porque de repente le apetecía?, ¿lo hizo porque las marcas no estaban dispuestas a dejar que lo hiciera, o porque al fin y al cabo a Bikila, como a la gran mayoría, también quería poder ganar dinero haciendo lo que hacía?
Bueno, pues ya me diréis vosotros que opináis, que le capitalismo es muy libre hasta que deja de serlo.

Pues maratones a parte obviamente aquí ya teníamos a todas la marcas de calzado que existían en la época tratando de colocarle sus zapatillas customizadas artesanalmente a todos los atletas que en un principio tenían opciones de ganar medalla, pero al margen de ganar nada adidas lanzaba, como marca predominante de la olimpiadas, una especial edición que celebraba los juegos de Roma, eran las adidas Rom, sin duda una de las siluetas comerciales heritage más popular de adidas de todos los tiempos.

LAS ADIDAS ROM. ADIDAS ROMA
Una zapa que para coleccionistas de zapas vintage es muy difícil de encontrar en su versión original. Las ROM son las típicas zapas adidas vintage que muchos podéis tener en mente: unas zapas de piel combinada con piel vuelta de refuerzo en la puntera, las tres bandas y contorno de la zona de lazada con el clásico y típico corte en forma de sierra de adidas, las tres bandas azules contrastando con el color blanco de la piel y una elegante suela color caramelo. Unas zapas muy elegantes y muy afines al estilo Mediterráneo de Roma, luz blanca, mar azul y tierra rojiza.

Tras las Olimpiadas de Roma se inventaron los Conguitos! Lacasa, una marca de chocolates de de Zaragoza tuvo la genial idea de tostar y bañar los cacauetes en chocolate para ayudarnos a disfrutar de nuestra infancia, adolescencia y de lo que caiga….»Somos los Conguiiiitos», y Cola-Cao, que había sido creado en un pequeño local del barrio de la Barceloneta de Barcelona en 1945, hacía ya en 1965 su primer anuncio de televisión! Y es que Cola-Cao ha sido desde sus inicios una marca que siempre ha estado muy unida a la historia de la publicidad, ha sido siempre una marca que ha innovado y mediados los 50 apostó por la radio, siendo la primera marca en patrocinar una radionovela! Los podcasts de los 50 eran las radionovelas!!!! Aquella radionovela patrocinada por el Cola-Cao tenía un jingle que se hizo muy famoso! ¿sabéis a que canción em refiero o no? Pues claroooo, ¡la canción del Cola-Cao!: «Cola Cao el desayuno y merienda ideal»… pegadiza y buenísima la canción del Cola-Cao compuesta por Aureli Jordi Dortas e interpretada por Robert Rizzo que sonó por primera vez en la emisora de la cadena Ser.

Y tan sólo dos años después, justo cuando ya muchos de los hogares de nuestras familias tenían en la despensa un bote de Cola-Cao, a casi 9000 kilometros de distancia, un entrenador que se llamaba Bill Bowerman le escribía, en agosto de 1958, una carta a Phil Knight, un estudiante y atleta de Oregón. En esta carta en la que Bowerman le aconsejaba a Phil Knight un régimen de entrenamiento, se despedía con la siguiente posdata:  
“Si tienes un par de zapatillas que crees que podrían ser buenas, envíamelas. Estarán listas para ti cuando comiences la temporada…”
Era 1964 y Bill Bowerman, junto con su amigo Phil Knight fundaban Blue Ribbon Sports, la precursora de Nike
Pero eso lo contaremos en el próximo programa: Los Tigres de Blue Ribbon. La historia de Nike.
¡Nos vemos en 1964!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *