Un podcast sobre los orígenes de las zapatillas de running, basket y skate.

KELME y las Villacampa

Estamos en 1977, 
Diego Quiles Navarro y su hermano José levantan la persiana de Kelme, una empresa dedicada a la fabricación de calzado y complementos deportivos que los hermanos Quiles le han comprado al industrial del calzado alicantino Francisco Riquelme, el mismo que dio origen al nombre comercial de Kelme, pero cambiando la Q y la U por la K, para que fuera más fácil de escribir y tuviera más gancho.

Diego Quiles comenzó a trabajar de muy joven en la empresa de Francisco Cañizares Riquelme, una empresa familiar dedicada a la fabricación de calzado para señora que contaba con una plantilla de unos 15 trabajadores y estaba situada frente al cuartel de la Guardia Civil del barrio ilicitano de Altabix. Allí ganó su primer sueldo de 500 pesetas, y desde allí, entusiasmado por el mundo del calzado, comenzó una carrera que lo llevaría a impulsar la marca Kelme hasta el número uno de marcas deportivas nacionales.

Con su primer coche, un Gordini de los años sesenta, comenzó a viajar para conocer el territorio y a descubrir qué posibilidades de negocio podían desarrollarse en el sector.

Abrió su primera tienda,“Quiles calzados” en un pequeño local de apenas 50 metros cuadrados y ya desde allí comenzó a vender zapatos Riquelme y calzado de deporte de las marcas D´Kanutos y Vulgoma

En 1968, tras la Feria Internacional del Calzado en Elda creó su primer red comercial, contratando a 12 representantes para toda España y en 1977, ya con su hermano al frente de la reconvertida Kelme, la empresa seguió dedicándose casi enteramente a producir calzado para vestir hasta cuando un año después, mientras se estrenaba el programa Aplauso en TVE, las máquinas de coser de Elche comenzaron a sacar de sus mesas las primeras zapatillas de deporte y tiempo libre para uso casual. Paredes, que hasta entonces había sido la única en comenzar a producir calzado deportivo de calidad tendría ahora una fuerte competidora local. 

Kelme tuvo muy claro desde sus inicios que para promocionarse tenía que implicarse con el deporte y comenzó a darse a conocer patrocinando trofeos de tenis y equipos de fútbol y de ciclismo aficionado. En el 79 Kelme comenzó a dedicarse exclusivamente a la fabricación de calzado deportivo y lanzó su primera campaña publicitaria en TVE. 

PATROCINIOS Y PROYECTO SOCIAL
La marca ilicitana comenzó a abrirse al mercado exterior, nació el equipo de ciclismo profesional Kelme,con grandes campeones como Álvaro Pino, Fabio Parra, Oliverio Rincón, Vicente Belda…
y en 1980 la empresa abrió las puertas de sus propias instalaciones deportivas, poniéndolas a disposición de la ciudad y creando una amplia infraestructura de deporte infantil y juvenil con más de 700 niños y 50 equipos entre juveniles y alevines….y una sede social. Un proyecto que fue mucho más allá del aspecto comercial de lo que se hubiera esperado de una marca de calzado local. 

AVENTURAS Y MUNDIAL 82
En 1981 Steven Spielberg estrenaba “Indiana Jones en busca del Arca Perdida”, una historia de aventuras que a su manera, sin flechas ni serpientes pero con algún que otro tesoro, puede que viviera Diego Quiles en sus inicios como explorador de negocios!

Y un año después, en 1982, el año en el que el Naranjito se hacía famoso como mascota del Mundial de Futbol en España,
Kelme tenía en Elche, Alicante 3 fábricas especializadas en la producción de calzado para: atletismo, jogging, basket, futbol, ciclismo y tenis.

KELME TORRELLANO
Pero tal era el volumen de fabricación que necesitaba abarcar Kelme que se decidió abrir otra fábrica en Torrellano, una población de aproximadamente 5000 habitantes a menos de quince kilómetros de Elche donde residían muchísimas personas, familias enteras, expertas en confección y producción de calzado
que aportarían el impulso que necesitaba la marca para seguir creciendo nacional e internacionalmente… nacía la factoría Kelme Torrellano

Y justo enfrente de aquella fábrica vivía la familia de Miguel, un chico inquieto al que le encantaba el cine, la música y las zapatillas de deporte y que ansiaba, como muchos de nosotros en los 80s, poder ver basket en la tele u ojear alguna revista de baloncesto para flipar con sus ídolos de la NBA y de la liga, y soñaba con conseguir algún día…alguna de aquellas zapatillas de marcas extranjeras que en algunos casos tenían en El Corte Inglés o en las míticas tiendas de zapatillas de culto: Deportes Samba o Deportes Caivi.

Zapatillas que, en el caso de encontrarse en aquellos templos del deporte, eran prácticamente inalcanzables para la mayoría de las familias trabajadoras Españolas por los elevados precios que tenían. Pero pronto íbamos a tener la oportunidad de calzarnos zapatillas de ídolos Made in Spain. La nueva fábrica de Kelme se ponía en marcha.

LA FABRICA EN TORRELLANO
El padre de Miguel comenzó a trabajar como maquinista responsabilizándose de que todo funcionara correctamente y por las tardes su madre se encargaba de dejarlo todo recogido y listo para el día siguiente. Miguel, que por aquel entonces tenía 11 años ayudaba a su madre a recoger y aprovechaba para ver qué había por allí.

Miguel alucinaba con todo aquello, era como un niño en una tienda de juguetes. Por un lado había despieces, patrones, fichas con los modelos de zapatillas numerados, prototipos… y por el otro, tras las máquinas de coser, los carros, con todas las zapatillas ya confeccionadas, ordenadas y listas para ser etiquetadas.
El reto de la fábrica era conseguir que cada día salieran de allí 1.000 pares de zapatillas listas para ser enviadas a tiendas y grandes almacenes de todo el país.

LAS KELME DAVIS CUP
Unas de las primeras zapatillas que se comenzaron a producir en la Kelme de Torrellano, fueron las Kelme Davis Cup, unas tenis con un aspecto muy similar a las Stan Smith de adidas, completamente blancas, con el logo de la K perforado en los laterales y una puntera redondeada. Disponibles con lazos o con 2 tiras de velcro…

KELME DAVIS CUP
· Imagen vía @miguelcampa9899

Miguel se las conocía muy bien. Todos los días que podía acompañaba a su madre a la fábrica y le daba un vistazo a todas las zapatillas. Veía los materiales, los hilos encerados, las pieles… y de repente un día, junto a la fuente de agua que tenían los trabajadores para poder refrigerarse, vio un poster pegado con cinta adhesiva en lo alto de la pared que le dejó alucinado. 

LAS KELME VILLACAMPA
Era el poster de “la Fuerza” de las Kelme Chicago, con Jordi Villacampa saltando hacia canasta frente a los defensas del Futbol Club Barcelona. Una imagen llena de pasión y de garra!

Kelme, en un momento en que en el mundo del basket internacional – Nike tenía a Jordan, Converse a Magic Johnson y Larry Bird, Kronos a Petrovic, Pony a Spud Webb y adidas a Patrick Ewing en la NBA y a Epi en la liga Española, se propuso plantarles cara y jugar para ganar fichando a Jordi Villacampa.

Villacampa sería el primer jugador de basket en ver su nombre firmado sobre el ya exitoso modelo de zapatillas Chicago de Kelme.

Kelme y las Villacampa, que eran en realidad las Kelme Chicago con los colores del Juventud de Badalona, ya estaban en el mercado y tenían muy buena aceptación. De modo que con el nombre del popular y exitoso jugador catalán grabado sobre la piel sería casi imposible que aquel lanzamiento no diera sus frutos. Aquella operación tenía muchas probabilidades de éxito.

Y Kelme acertó. Villacampa marcó un antes y un después en la historia del calzado de baloncesto de la marca ilicitana. 

Las Kelme Chicago Villacampa, más conocidas como las Kelme Villacampa, eran unas zapatillas de bota alta espectaculares con un strap a la altura del tobillo que estaban confeccionadas con piel napa-flor de primerísima calidad con los colores verdinegros del Joventud de Badalona. Tal y como decía la publicidad de Kelme: unas zapatillas con la técnica, el estilo y la clase que hacen a un líder, con un objetivo: Vencer!!!

KELME CHICAGO VILLACAMPA
· Imagen vía @miguelcampa9899

LAS KELME DE BALONCESTO
Las Chicago (el modelo 55.300) formaban parte de una saga de zapatillas de baloncesto extraordinarias:
Las Europe, las Atlanta (que calzó Chico Sibilio incluso estando ya retirado del FCB), las Fenix, las Portland.

Y las Quebec, un modelo que tenía tan buena aceptación en el mercado que en ocasiones la fábrica tenía que dedicarse durante dos o tres semanas seguidas a fabricar tan sólo Quebecs, ¡para poder satisfacer la demanda!.

Las famosas KELME Quebec con los colores de Jordan
· Imagen vía @miguelcampa9899
· Imagen vía @miguelcampa9899

Kelme tenía ya en su haber un catálogo de modelos y una plantilla de deportistas de elite encomiable. En su campaña publicitaria “Los mejores llevan las de ganar” estaban los atletas Gonzalez y Abel Anton, los ciclistas Belda y Gaston (del equipo de ciclismo Kelme…) los futbolistas Futre del At.Madrid, Michel del Real Madrid, Schuster y Migueli del Futbol Club Barcelona, Sibilio del Barça de basket y como no Jordi Villacampa, la superestrella del Juventud de Badalona.

· Imagen vía @miguelcampa9899

Todos ellos posaron para una foto que se hizo famosa sobre el que se mostraba el poderoso y desafiante slogan de aquella campaña de Kelme, la marca a batir.
Pero el elenco de deportistas famosos no quedó ahí. Montero, Jofresa y Margall, del Juventud de Badalona también ficharon por la marca Kelme poco tiempo después y lo hicieron en un momento en el que su equipo de basket pasaba por uno de los mejores momentos de su historia.

CHICHO SIBILIO
Por su parte Chico Sibilio, el carismático jugador del FCB, resultó también, aunque a diferente escala que Villacampa, un revulsivo para la historia de las zapatillas de basket de Kelme. 

Chicho era un jugador muy querido entre la afición barcelonista y era una persona a la que le gustaba sentirse especial. Todos los aficionados al baloncesto hemos escuchado historias sobre el. Y una de las peculiaridades de Chicho es que el quería llevar unas zapatillas que no llevara nadie.

Toni Bové, el que fue preparador físico durante tres décadas del equipo de baloncesto del Barça y también persona de confianza del vestuario, explicó a todos en Informe Robinson como Chicho Sibilio, por sistema, solía llegar siempre minutos antes del entrenamiento para ponerse en situación y observar qué acontecía a su alrededor…y a principio de temporada una de las cosas que hacía era fijarse, cuando sus compañeros iban saliendo del vestuario hacia la pista a entrenar, en sus pies… se fijaba en qué marcas y que modelos de zapatillas utilizaban todos sus compañeros, ¿y esto porque lo hacía? Porque el quería ponerse unas zapatillas que no llevara nadie, el no quería llevar las mismas zapatillas que sus compañeros, quería buscar las que nadie tenía… Chicho Sibilio quería ser diferente. Y Kelme, que se enteró de su marcada personalidad y de su interés por tener unas zapatillas únicas le ofreció la posibilidad de llegar a un acuerdo y crearle unas promodel con su nombre.

Y aquella propuesta, obviamente, llamó poderosamente la atención del jugador Dominicano del Barça.
Como las Chicago de Villacampa, las Atlanta ya existían antes de que las llevara Chicho Sibilio – pero para el jugador los de Kelme crearon una nueva edición en blanco y azul y otra, la famosa, con los colores del Barça, unas zapatillas que marcaron época: Las ¡Chicho Siblio!

KELME EN LOS 90S
Pasados los 80s Kelme comenzó a consolidarse como marca deportiva nacional, dio sus primeros pasos en el ámbito internacional y en el 92 se produjo el gran salto, el momento en el que Kelme se dió a conocer a todo el mundo cuando se convirtió en la patrocinadora oficial del equipo olímpico español y de la organización de los JJOO de Barcelona’92 

Kelme hizo un esfuerzo colosal para poder hacer frente a todo aquello… atendiendo las necesidades de los atletas, contentando a celebridades. Las Olimpiadas de Barcelona 92 marcaron un antes y un después en la historia de la organización de unos juegos Olímpicos, son recordados como los mejores juegos de la Historia y Kelme estuvo involucrado al 100%

FUERZA, ACIERTO Y GARRA
Fuerza, acierto y Garra, las Sibilio, las Villacampa, responsables de las zapas de tenis de Conchita Martinez, de las Europe, las Quebec, las Atlanta, las Fenix, las Portland y las Quebec.

Kelme consiguió posicionarse como una de las mejores marcas de deporte del mundo, asociando su imagen a la de deportistas y equipos de élite nacionales que lograban clasificarse en primer lugar, lanzó sus propias signature de basket para hacer frente a las todopoderosas marcas extranjeras e innovó siendo por ejemplo de las primeras en utilizar la toalla de rizo como forro para el interior de las zapatillas deportivas e incorporando mediados los 90s el FLOT System, un sistema de amortiguación perfecto para seguir generando ruido mediático en torno a la marca.

Nos han dejado zapatillas de running increíbles, zapatillas de basket legendarias, pero también nos han dejado un sabor de boca agridulce. La producción, como en tantas otras ocasiones en el mundo y la historia de la industria voló hacia otros países y con ella la creatividad y el saber hacer de sus impulsadores. Yo me quedo con la idea de que una marca, con el poso y archive de Kelme, siempre puede volver a ser grande.

AGRADECIMIENTOS A MIGUEL ANGEL CÓRDOBA
Quiero agradecer de todo corazón a Miguel Ángel Cordoba, de Torrellano-Alicante toda la información al respecto de la historia de Kelme, ¡sin él este programa no habría sido posible!. 
· Más imágenes e info sobre KELME aquí:
Galería Kelme Vintage en Facebook
miguelcampa9899 en Instagram

Y recordad, con KELME los mejores llevan las de ganar!!!

MIGUEL ANGEL CORDOBA, protagonista de la historia de KELME en Suelasdegoma.fm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *