Un podcast sobre los orígenes de las zapatillas de running, basket y skate.

De la pista a las calles

Este episodio os va a encantar Suelasdegoma Maniacs. Descubramos la historia de las primeras zapas de basket que pasaron de la pista a las calles. Las adidas Superstar, las Puma de Clyde Frazier, el HipHop y el Breakdance que nacieron en NYC e influyeron al mundo.

Cualquiera que se haya dedicado a estudiar la historia de algún producto, de sus zapatillas favoritas por ejemplo, sabe que nada aparece de la nada. 

Hemos dejado a Stan Smith en Wimbledon y hemos atravesado el Canal de La Mancha hasta llegar al Roland Garros. Estamos en Francia, Paris, año 1962 y el tenista Wilhelm Bungert, junto al también alemán Christian Kuhnke se enfrenta en partido de dobles a una pareja de tenistas Australianos.

El silencio se hace en la pista, está a punto de sacar Wilhelm. Son momentos en los que todos se fijan en su brazo alzado y en la raqueta a punto de golpear la pelota, todos excepto los creadores de una de las primeras zapatillas con puntera de goma: Son los Dassler, prestando atención a las adidas Wilhelm.

En los 60s el calzado tenía una función determinada. La gente no se compraba zapatos de deporte para pasear por la calle ni para ir al gimnasio, ni mucho menos para ir al gimnasio y no hacer deporte, si no para dedicarse a ligar o a dar la brasa hablando de sus problemas cotidianos al compañero de máquina.

La gente se compraba zapatos para ir al trabajo o para vestir adecuadamente, y zapatos deportivos para practicar un deporte específico. En los años sesenta los zapatos y zapatillas deportivas se compraban y utilizaban exclusivamente para un único propósito.

Con el paso del tiempo la investigación y los métodos de prueba y error de las marcas deportivas siguieron incorporando pequeños pero importantes avances para la industria, y uno de los más útiles y llamativos fue la introducción de los refuerzos de goma para las puntas de los pies.

el tenista WILHELM BUNGERT
Los tenistas TOM OKKER y BJÖRN BORG

ADIDAS WILLHELM / TOM OKKER
adidas había estado experimentando con diversos acabados para conseguir reforzar la puntera de sus zapatillas a raíz de una sugerencia que hizo el tenista alemán Willhelm Bungert a Adi Dassler. 

Will le pidió a Adi unas zapatillas que le protegieran del movimiento de arrastre del pie durante alguno de los movimientos que sucedían durante la practica del tenis. Necesitaba tener los dedos protegidos para poder concentrarse plenamente en el juego y sacar lo mejor de sí mismo.

Adi Dassler puso todo su empeño en pensar cuál podría ser la mejor solución y desarrolló una zapatilla pro model para el tenista. Las zapatillas estaban confeccionadas con piel blanca, tenían el talón ligeramente elevado para ayudar al tenista a lanzarse sobre el juego e incorporaban una puntera de goma completamente lisa que protegía toda la punta del pie. 

El diseño seguía la ya conocida línea estética de las adidas pero añadía un nuevo elemento a su construcción y mostraba la voluntad de ser la mejor para los mejores, con el nombre del torneo de Wimbledon justo encima del nombre del jugador, y los colores de la bandera de Francia (sede del Roland Garros) en las tres bandas.

Las Wimbledon superaron las expectativas y tal fue el éxito del modelo que tal y como sucedió con las Haillet, que fueron relevadas por el jugador Stan Smith, las Wimbledon de Willhelm Bungert pasaron a ser al cabo de unas temporadas las Wimbledon Tom Okker, un jugador de tenis Holandés sin títulos, pero con muchos seguidores.

Las punteras de goma ya estaban triunfando sobre el césped y la arena. Ahora faltaba saber que tal funcionarían sobre una pista de basket.

adidas WIMBLEDON Tom Okker

ADIDAS TRAININGSSTIEFEL Y ADIDAS ALL ROUND
50 años atrás adidas no había comenzado todavía a fabricar zapatillas de baloncesto. No fue hasta 1964.

Alemania estaba en plena posguerra y todavía había mucha presencia de soldados estadounidenses en el país. Los soldados disfrutaban jugando al baloncesto en unas pistas que ellos mismos habían podido producir, y para jugar utilizaban unas botas mastodónticas que adidas había fabricado durante la guerra.

Aquellas espectaculares botas, que se llamaban Trainingsstiefel, fueron junto a las zapatillas de training adidas All Round (muy llamativas por su color azul). Las primeras zapatillas que utilizaron los soldados americanos para jugar a baloncesto durante su estancia en Alemania.

LA IDEA DE LAS PUNTERAS DE GOMA
Mientras tanto, Chris Severn, el distribuidor de adidas en Estados Unidos (que fichó al que acabaría siendo el primer empleado de Nike, Jeff Johnson), sugirió a la marca alemana que aprovechara el diseño de sus zapatillas de tenis con puntera de goma, para crear unas nuevas para jugar al baloncesto.

adidas Trainingsstiefel

Antes de ser distribuidor de adidas, Chris Severn había podido trabajar durante la edad de oro del cine con muchas de las estrellas de Hollywood, y eso le otorgaba una capacidad de convicción sobre lo que podía o no funcionar en los EEUU, que Adi Dassler apreciaba mucho.

adidas ALL ROUND

ADIDAS SUPERGRIP Y PROMODEL / KAREEM ABDUL JABBAR
A mediados de 1965 adidas lanzó al mercado las Supergrip. Las Supergrip tenían un suela de crepe que aportaba un agarre sobre la pista muy superior al de las zapatillas de la competencia y un collarín alcolchado para proteger y reforzar el tobillo.

Estas zapas ya tenían el aspecto de las que acabarían siendo años después las Superstar. Y junto a las Supergrip salieron poco después las Promodel, unas zapas de media bota con una silueta similar a las Supergrip. Ambas eran zapatillas muy técnicas.

NACIERON LAS ADIDAS SUPERSTAR
La primera versión de las Supergrip tenía la puntera de piel y la segunda ya incorporó la famosa puntera de goma que Will y Tom Okker habían disfrutado en sus zapatillas de tenis. Pero las adidas las Supergrip tenían que tener personalidad propia y necesitaban un nombre que las convirtiera en un objeto de deseo.

Tenían que ser las zapatillas que desearan tener todos los campeones, todas las estrellas del baloncesto.
En 1969, adidas decidió darle una actualización a las Supergrip. Se llamarían Superstar!

Y tras el nombre faltaba el apellido. Chris Severn y Dassler tanían claro que la estrella de la NBA del momento era Kareem Abdul-Jabbar y Horst Dassler (hijo del fundador de adidas) contactó con el jugador que había popularizado el sky hook.

Para Kareem Abdul Jabbar las Superstar eran perfectas. Él siempre había preferido jugar con zapatillas de perfil bajo porque consideraba, y sigue considerando hoy día, que jugar con zapatillas de bota hace que los tobillos dejen de trabajar para sostener tu peso y le pasan toda la responsabilidad a las rodillas, que acaban saliendo perjudicadas.

Horst Dassler acordó pagarle a Kareem una cifra récord de 25,000 dólares al año. 

Kareem, uno de los mejores y más importantes jugadores de baloncesto en la historia del deporte, que sigue hoy día manteniéndose como el anotador número 1 en la historia de la NBA con 38.387 puntos, a más de 6.000 puntos de Michael Jordan que quedó en 4 posición por detrás de Karl Malone y Kobe Bryant.

Iba a convertirse también en el jugador de la NBA mejor pagado de su época.
Tras Chuck Taylor, Kareem pasaría a ser primer jugador de los 80s en tener unas zapatillas pro-model con su nombre.

PRO-KEDS / ALL STAR / CHRIS SEVERN
Las Pro-Keds y sobre todo las Converse All Star, que habían sido las reinas indiscutibles del baloncesto gracias al trabajo de Chuck Taylor, iban ahora a ser relevadas por unas zapatillas de piel, un gran cambio en un deporte que hasta entonces sólo había conocido zapatillas confeccionadas con lona.

Las Stan Smith y las Superstar llegaron al mercado al mismo tiempo y ambas habían sido desarrolladas a partir de sugerencias de nuestro ya conocido amigo Chris Severn. El distribuidor de adidas en EEUU.

Chris Severn. El distribuidor de adidas en EEUU

Chris Severn había señalado en sus informes que las zapatillas de baloncesto no habían cambiado desde principios de 1900, y que la industria de calzado deportivo seguía estando dominada por zapatillas ​​confeccionadas con canvas, como las All-Star de Converse y las Royal Pro-Ked. Este tipo de calzado proporcionaba una sujeción lateral mínima y era incapaz de evitar que muchos jugadores se lesionaran los tobillos y las rodillas.

De modo que las Superstar tenían la posibilidad de introducir mejoras y ser las zapatillas que cambiaran las normas de juego. Chris Severn y su equipo comenzaron a dar a conocer las Superstar pero la tarea no iba a ser fácil.

Los entrenadores y jugadores de baloncesto eran escépticos. Hasta entonces sólo habían jugado con zapatillas de lona y no creían que las nuevas adidas de cuero con una puntera de goma pudieran proporcionarles la misma ligereza y flexibilidad de movimientos.

Jack McMahon, entrenador de los Rockets de San Diego fue el primero en atreverse a probarlas. Tenía tres jugadores lesionados como resultado de la poca estabilidad de sus zapatillas y de varios resbalones en la pista y si existían un nuevo modelo de calzado que pudiera subsanar ese problema, el estaba dispuesto a probarlo.

A media temporada muchos jugadores de otros equipos ya habían visto las nuevas zapas que llevaban los jugadores de los Rockets y estaban deseando probarlas. Pero el bombazo llegó en las finales, cuando los Boston Celtics consiguieron ganar el Campeonato de la NBA de 1969, calzando las Superstar.

A partir de ese momento y durante unas cuantas semanas los teléfonos de las oficinas de Chris Severn, la distribuidora de adidas en EEUU, no dejaron de sonar.

adidas SUPERSTAR y adidas CAMPUS Basketball

La gente quería llevar las mismas zapatillas que le había visto a las estrellas George Irvine, Rick Barry o a Jerry West en las emocionantes series finales contra los New York Knicks en 1970. Los fans buscaban las Superstar que llevaban los jugadores profesionales, con los colores de su equipo. Pero adidas tan sólo puso a la venta las blancas con las tres bandas en negro.

Encontrar adidas Superstar, con los colores de tu equipo y jugador favorito, fue el primer reto al que tal vez se enfrentaron los primeros cazadores de zapatillas de los años 70. Cuando las adidas Superstar eran las zapatillas de los mejores jugadores de la NBA, las zapatillas que usaban el 75% de los jugadores de la mejor liga de baloncesto del mundo. Las Superstar se habían convertido en un icono.

ADIDAS SUPERSTAR, CAMPUS Y GREENSTAR
Las Superstar debutaron por la puerta grande. Su superficie de cuero suave, su interior alcolchado Softprotect, su nuevo talón más alto, y la puntera de goma en forma de concha era irresistible. Y adidas consiguió que los mejores jugadores de baloncesto desearan disfrutar del movimiento Stop & Go que ofrecía la zapatilla.

Las Superstar habían sustituido a las Supergrip en la primera línea, pero las Supergrip seguían estando en los catálogos, tan sólo disponibles para jugadores que estuvieran jugando en un equipo de la escuela secundaria o en la universidad. 

adidas GREENSTAR

adidas sustituyó la suela de crepe cosida de las Supergrip por una suela vulcanizada, para poder ofrecer a los estudiantes una versión más barata que se vendía junto a otra zapatilla de primer precio: las adidas Greenstar.

Las adidas Greenstar eran unas zapatillas de entrenamiento también con suelas vulcanizadas, las que serían las antecesoras de las Campus. Las Superstar y las Campus eran las versiones premium, con suela de goma cosida, de las Supergrip y Greenstar, con suelas vulcanizadas.

ADIDAS CAMPUS
Las Campus llegaron a principios de la década de los 70s, primero con el nombre de “Tournament”  y después, en los 80s rebautizadas como «Campus». Las Campus llegaron en una etapa muy dulce para adidas, que tenía en el mercado zapatillas de tenis y de basket que se estaban vendiendo muy bien y tenía una fuerte presencia en EEUU gracias a toda su artillería: las Stan Smith, las Gazelle, las Superstar y ahora las Campus!

HIP-HOP BEASTIE BOYS – RUN DMC
En los 80s las bandas de Hip Hop de los Beastie Boys y Run DMC consiguieron que las zapatillas de deporte pasaran de las pistas a las calles. Por primera vez la gente se compraba zapatillas siguiendo la estética marcada por un grupo de música, y no por un deportista.

LAS PUMA SUEDE
Los Beastie Boys, que calzaban Campus en sus conciertos y en todas las fotos promocionales consiguieron crear una señal de identidad que formaría parte de la indumentaria de muchos consumidores, pero las Campus llegaban poco tiempo después de que otra marca alemana sentara las bases de la cultura urbana con las Suede, las Puma Suede!

Banda Hip-Hop de los BEASTIE BOYS

PUMA SUEDE
En 1968 Puma lanzaba las Puma Suede, unas zapatillas de baloncesto con la clara intención de disputarle el mercado a adidas, Converse y Pro-Keds.

Las Puma Suede se distinguían del resto de zapatillas del mercado por el aspecto de su superficie.
Mientras que adidas y converse confeccionaban sus zapatillas con canvas o cuero, Puma optó por el Suede. Una piel suave y resistente que no tardó en convertirse en la zapatilla elegida por los personajes más influyentes, y las tribus urbanas más cool de Estados Unidos.

En el 73 Walt «Clyde» Frazier, jugador de los New York Knicks y una de las estrellas más grandes de la NBA se convirtió en embajador de la marca. Frazier había popularizado las Suede y Puma tenía claro que su estilo dentro y fuera de la cancha podrían suponer un revulsivo. 

Puma y Frazier crearon un nuevo modelo de zapatillas incluyendo detalles de las Suede y del modelo Basket. Las zapatillas de Frazier iban a ser un poco más ligeras y flexibles que sus antecesoras, y obviamente tendrían el nombre del jugador.

Frazier, que era muy conocido por su estilo y elegancia dentro y fuera de la cancha, y que se había comprado un sombrero de ala ancha y un espectacular Rolls Royce, fue apodado por sus compañeros con el nombre de Clyde justo tras el estreno de la película “Bonnie and Clyde”. Una película inspirada en la vida real de una pareja de asaltadores de bancos legendarios que causó sensación en EEUU, y que convirtió a Clyde en el jugador más elegante, sofisticado y sexy del país. 

«Clyde» Frazier fue un pionero al distanciarse de la clásica imagen publicitaria de jugador de basket anunciando sus zapatillas vestido de corto. Clyde quiso darle un giro creativo a la campaña de publicidad de sus zapatillas, luciéndolas como alguien a quién a través del deporte le ha ido muy bien en la vida. Y fue un acierto!!!

Las Clyde supusieron un punto de inflexión para toda la industria de las zapatillas.
La serie de anuncios en los que se veía a Walt “Clyde” Frazier vistiendo con abrigos de piel, trajes llamativos y sombreros de ala ancha junto a un Puma personificaban el estilo más auténtico de la ciudad de Nueva York de los 70s. 

Las Puma Clyde tuvieron un éxito rotundo.

BREAK DANCE
Estamos en Bronx y Clive Campbell, el musculoso DJ conocido como Kool Herc, se acaba de dar cuenta de lo mucho que el público se anima cada vez que suena la parte más rítmica de las canciones funk de James Brown. Son partes en las que no hay letra; son los llamados Breaks.

DJ Kool Herc decidió coger la aguja del tocadiscos y manualmente regresarla de nuevo al punto de la canción en el que había empezado el break de ésta, para extenderlo tantas veces como él deseaba.

DJ Kool está pinchando en la fiesta de cumpleaños de su hermana Cindy,  en el nº 1520 de la avenida Sedgwick, en el oeste del Bronx. Está utilizando dos discos del LP “Sex Machine” de James Brown. Para reproducirlos uno detrás del otro, y conseguir el mismo efecto que inicialmente conseguía manualmente al mover hacia atrás la aguja del tocadiscos, para extender el break de la canción. Este efecto fue apodado como Breakbeat, y fue el punto de partida de un nuevo movimiento cultural, el nacimiento del Break Dance.

Para bailar Breakdance las Puma eran las zapatillas de los Breakers, una de las zapatillas más populares en las calles de NY. Sus suelas gruesas y su parte superior flexible eran perfectas para poder ejercer los movimientos. Los NYC City Breakers y Rock Steady Crew, que eran los equipos de breakdance, conocidos como B-Boys, más grandes de la ciudad, sólo llevaban Pumas Clyde.

En nuestro país, en los 80s, yo no recuerdo haber oído hablar ni ver ni unas Puma cuando bailaba break dance con mis amigos de EGB. Lo que sí recuerdo es practicar en el párking de un amigo sobre un trozo de unos 2mts cuadrados de vinilo que imitaba parket, mientras que le dábamos al play y al pause de las pelis de VHS: “Breakdance” y  “Beat Street, o viendo a los concursantes de Tocata, un programa de música que presentaban Juan Antonio Abellan y Vicky Larraz en TVE.
De modo que coged el casco, los guantes sin dedos y las rodilleras que nos vamos al parket!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *