Un podcast sobre los orígenes de las zapatillas de running, basket y skate.

Converse All Star. Un sueño americano

Estamos en los inicios del siglo XX cuando en alemania Adi Dassler, fundador de adidas, comenzó a fabricar con sus propias manos calzado deportivo con suelas de cuero. Esto fue en 1925, y en Japón el señor Onitsuka Kihachiro, creaba sus primeras zapatillas en 1950. Pero fue el señor Marquis Mills Converse, de Malden-Masachusets quién fabricó las primeras zapatillas con suelas de goma en 1917. Era el inicio de las All Star. Un sueño americano.

CONVERSE ALL STAR

Marquis bautizó su empresa con el nombre «Converse Rubber Shoe Company», y se especializó en la producción de zapatillas con suelas de goma. Marquis era una persona que tenía un fuerte carácter emprendedor y se dio cuenta de que había una oportunidad de mercado en el sector del rendimiento deportivo que él podía y quería aprovechar.

Se fijó en el baloncesto, que por aquel entonces era un deporte minoritario y ninguna empresa estaba fabricando zapatillas específicas para jugar. Marquis intuía que con el tiempo el baloncesto se iba a convertir en un deporte muy popular porque era muy divertido, se podía jugar sólo o en  equipo, era barato y se podía jugar al aire libre. Vamos, que apuntaba maneras!

Tan claro lo tuvo que Marquis no tardó en lanzar una línea de calzado para baloncesto que se llamaba “NO SKID” en alusión a la tracción que proporcionaban las suelas de goma de sus zapatillas. El objetivo era convertirse en la zapatilla más deseada por los jugadores de basket.

LOS PRIMEROS MODELOS DE CONVERSE
Buscando buscando conseguiremos encontrar el catálogo más antiguo que conserva el archivo de Converse, uno de 1916 en el que que se presentaban las zapatillas para Basketball modelos ‘Surefoot’ y “Big Nine”, y las favoritas y más exitosas “NO SKID”.

Probablemente Marquis no sabía que había diseñado una zapatilla que seguiría vigente más de un siglo después, pero así ha sido. Las NO SKID eran unas zapatillas muy ligeras con una suela en forma de diamantes, que ofrecían una tracción sin igual en la pista de basket. Con una puntera de goma para proteger la punta del pie, un cuerpo de lona resistente, refuerzos en la zona por donde se pasan los lazos para que no se rompiera la zapa, un parche redondo para amortiguar de golpes y roces los tobillos. y por último un espacio abierto en la tira que recorre de arriba  abajo la zona del talón para poder pasar un dedo y calzarte las zapatillas rápidamente. Simples pero muy muy efectivas, cómodas y muy cool.

Tan cool que el boca a boca entre los jugadores comenzó siendo muy positivo ya desde el principio. Pero a las zapas les faltaba algo de gancho y no en cuanto a su diseño si no en cuanto a su nombre: No Skid (no resbalan) mas que un  nombre era una descripción de las cualidades de la zapa, de modo que nuestro amigo Marquis le sacó punta al lápiz y pensando, pensando, tras unos cuantos paseos y seguramente un par de cañas en el bar de la esquina tuvo la brillante idea de re-bautizar las NO SKID con el nombre de: CONVERSE ALL STAR!!! un nombre muy rollo sueño americano: si tu quieres puedes conseguirlo! Ponte las All Star y serás una estrella del basket. Era el inicio de las All Star. Un sueño americano.

EL JUGADOR CHUCK TAYLOR
Ese mismo año, Converse fichaba a Chuck Taylor, un jugador de baloncesto que estaba a punto de retirarse y que comenzó a trabajar en la sucursal de Converse Chicago como vendedor.

Era el embajador perfecto para la marca, por su excelente trayectoria deportiva, su carácter afable, su capacidad de relacionarse y su popularidad. Además Chuck ya había estado jugando con las NO SKID antes de ser fichado por Converse, de modo que su discurso iba a resultar totalmente sincero y creíble para los futuros posibles compradores de la zapa.

RECORRIENDO LOS EEUU CON LAS ALL STAR
La historia de Chuck Taylor podría ser la de un representante de los de toda la vida, con una bolsa de deporte llena de zapatillas en el maletero de su Ford-T recorriendo los Estados Unidos de America para dar a conocer el baloncesto y las excepcionales zapatillas Converse All Star. ¿Que hacía Chuck?: daba charlas, comenzó a crear y promocionar los primeros clínics deportivos y además vendía.

Con el tiempo Converse fue mejorando las All Star con por ejemplo plantillas de corcho para mejorar su adaptabilidad al pie y conseguir que la goma de las suelas fuera más blanda en la zona del talón para absorber mejor el peso de los jugadores al saltar. Y con el tiempo y tal y como suponía Marquis Mills Converse el baloncesto se convirtió en uno de los deportes preferidos por los americanos, y los jugadores más conocidos se habían convertido en ídolos para la sociedad.

Converse era ya la marca de baloncesto, y sin duda Chuck Taylor había contribuido mucho para conseguir todo esto. De modo que Converse consideró justo y oportuno para su imagen y credibilidad de marca en el mercado ofrecerle a Chuck un acuerdo sin precedentes, asociando su nombre a la de la famosa zapatilla All Star, nacían las Chuck Taylor – All Star !!!

Escucha la historia completa en el podcast: All Star. Un sueño americano.
Disponible en esta misma página y en tu reproductor de podcasts favorito!

Rocky Stallone también calzó unas All Star
Rocky Stallone también calzó unas All Star

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *